::frescota::

WONDERFUL WORLD

Por una vez sería él quién proporcionase un entrono bonito a su familia. Y es que su mujer Ana, se desvivía por crear un mundo mejor a ellos y a sus clientes, ahora era ella quién merecía todo.

Ya cansado, llegó a su última cita de ese día. Era la típica tarde de verano gustosa, en la que ya había  caído un poquito el sol, no había tráfico y en la moto se notaba ya la brisa de la noche. Positivo, como siempre, subió al séptimo….cielo! Nada más abrir la puerta lo quiso. Pura luz, olía a nuevo, difícil de encontrar.

La sala era preciosa, con chimenea, y dos grandes ventanales que abrían la visión al infinito, y a la luz. Perfectamente reformado y cuidado, con molduras que marcaban el detalle y un parquet clarito. Un buen hogar para sus niñas. A través del pasillo cuatro habitaciones, dos individuales y una doble media que comparten un baño con gran ducha, y al final del pasillo una gran suite con baño exterior y bonitas vistas. Su nido.
Al entrar en la cocina lo vio aún más claro, y es que con dos niñas pequeñas pasaban largos ratos en ella. Grande, con muchísima luz y vistas al tibidabo. El sitio perfecto para cocinar y pasar ratitos, pues cabía una mesa grande. Detalle a remarcar el cuarto de planchas, con un gran armario perfecto para almacenar ropa de otras temporadas y trastos varios.

Estaba amueblado con mucho gusto y equipado con buenos electrodomésticos y aire acondicionado por conducto en toda la casa. Perfecto para mudarse ya mismo, y eso iba a hacer.

Hola Ana, tienes un minuto para enseñarte una cosa? Quedamos en Mitre / Nena Casas.

Ya tenía su mundo perfecto.

Flecha divisoria