::frescota::

UNA BUENA EXPERIENCIA

Nos conocimos en una calurosa mañana de Barcelona, recuerdo mucha humedad y ese “ni pizca de aire” típico del verano catalán. Yo enseñaba un piso precioso en una zona residencial, ella buscaba hogar desesperadamente. En casa le esperaban sus dos hijos, recién aterrizados en la ciudad y aún no receptivos a ese cambio radical de vida.Juraría que aguantaba las lágrimas, como esa sensación que se tiene cuando no quieres llorar o no tienes motivo, pero tu cuerpo decide sin tregua que va a vaciar esa emoción en forma de agua a chorros y tu aguantas el tipo como si te fuese la vida. Jet lag, cambio de vida, no hogar.. Esos contratiempos cuando cambias de ciudad.

La animé a no alquilar ese piso, pues pensé que era mala opción teniendo en cuenta el historial. Y menos mal, pues Barcelona le dio un rincón precioso dónde resguardarse y ubicarse en esta vibrante ciudad. Tan rápido lo hizo, tanto se enamoró, que compró, reformó y habita un precioso piso en su nueva ciudad.

Y cómo es la vida, que ese piso, precioso y con el carácter que su familia merecía ( son artistazos) nos llega ahora, llega para vosotros. Para que aquél que necesite un hogar más “temporal” en Barcelona tenga uno de verdad. En Eixample dret, con hidráulicos, reformado por un arquitecto con las cosas más que claras y decorado por unos propietarios que también han encontrado su sitio lejos de aquí.

Tiene 140m2. Un gran salón comedor que da a la calle, cocina abierta preciosa en el pasillo, 2 baños, uno para una habitación grande doble y otro en suite. 2 habitaciones, la interior grande doble de niños y la suite preciosa con galería, vestidor, baño semi abierto y vistas a patio de Eixample. Es precioso! Y decorado con mucho mimo.

No es un piso, es una experiencia. Una de las buenas.

Flecha divisoria