::frescota::

UN MUNDO MEJOR

 

Creo que uno de los mejores recuerdos de mi infancia son lo espacios. Mi abuela siempre relacionaba los estados de ánimo con su entorno estético. La recuerdo con telas y estampados alegres. Creaba entornos llenos de colores y tonos preciosos. Ella entelaba las paredes, incluso los techos. Me parecía un mundo mejor. Cuando pasaba algo, bueno, malo o simplemente el tiempo, redecoraba la casa con esa premisa de que ya todo había cambiado y no tenia sentido seguir con los mismos tonos, tapices o sofás.

Por supuesto mi madre y mis tíos lo heredaron, y la verdad todos tienen y tenían unas casas divertidas y singulares.

Ya de mayor, también yo me divierto con el tema, y os aseguro que no es nada fácil combinar, decidir y coordinar a los gremios para plasmar tu idea, por muy clara que la tengas.

Por eso valoro tanto este hogar en Balmes, mi calle de toda la vida. La reforma que tiene lleva mucho trabajo e investigación. Las calidades son supremas, y la parte estética un mundo singular, práctico y divertido. Si, divertido, de los que crea recuerdos. Es difícil describirla técnicamente, pero os puedo asegurar que hay algo que no se palpa en las fotos y que cuando pisas su selo precioso te recorre todo el cuerpo.

Tiene 4 dormitorios muy grandes. Una suite con vestidor, baño y estudio de trabajo, otra doble en suite de invitados y dos dobles enormes que comparten baño. Todas con unas carpinterías espectaculares, insonorizadas y bien decoradas. La cocina, semi abierta a comedor es preciosa, luminosa y con acabados increíbles. El salón se divide en dos zonas, perfecto para familia. También tiene una zona de lavadero comodísima y bonita. Lo tiene todo, y sobretodo, lo tiene ya.

Flecha divisoria