::frescota::

Tranquila mente

Con la calma… así deberían pasar nuestros días. En paz y con tranquilidad. Que nuestro cuerpo y mente flotasen, no fuesen un nudo de nervios. Que te saludases por la calle, tranquilamente. Que un rato al día, por ejemplo desayunando (sentada en la mesa) pudieses observar el infinito mar azul que tenemos en esta maravillosa ciudad. Vida contemplativa, en la que observar tu entorno te hace recuperar pilas y sales de casa con ellas puestas, lista para comerte el mundo. Y cuando el mundo acaba… paseo en bici, o patines, o con el perro. O simplemente tocar la arena de la playa, que te recordará tiempos mejores habidos y por venir. Que te dará fuerzas otra vez y te recordará tu objetivo vital.

Vivir sin ruidos, sólo las olas del mar. Eterna primavera, en la que cualquier día es día de paellita. Ahora que viene el invierno… mejor aún. Guiris fuera, sólo nosotros, un buen jersey y las setas esas que calientan la cabeza. Lo que sea por seguir disfrutando de este mar azul que tenemos, lo que sea, pero vivir con la mente tranquila, o tranquilamente.

Este rinconcito de Barcelona tiene dos habitaciones y dos balcones. Un baño pequeñito y una zona de cocina y sofá con televisión. Está amueblado y todas las estancias dan al mar. Una joyita de las que nos gustan. Además TODOS los gastos incluidos, luz, agua y gas. Entrar y VIVIR con la tranquilidad de que estás cuidando.

Os va a encantar.

Flecha divisoria