::frescota::

el refugio del artista

Trabajar en casa siempre fue mi sueño, desde pequeña. Como referente tenía a uno de mis primos, arquitecto, que lo hacía en un piso precioso, mitad casa mitad estudio. Me fascinaba la idea, pues desde pequeña he relacionado el hogar con el mejor sitio donde estar, y claro, por qué no trabajar en el mejor sitio del mundo no? 

Así lo hice durante tiempo, con este proyecto, pero mi casa no está adaptada a esto y cuando tuve a mi hija la cosa no cuajó. Ahora tengo la suerte de tener La Oficina delante de casa, para mantenerme cerca del nido, pero en un futuro cercano volveré a unir proyecto y vivienda, pues creo que a los que nos gusta, nos da una calidad de vida espectacular. 

En este precioso espacio ha vivido una artista. Pintora. Os imagináis la parte de local llena de lienzos y pinturas? El porticón que da a la calle se abre y deja ver unos árboles de la casa de enfrente, y por él entra una brisa gustosa. Hay más luz de la que imaginaba, y el espacio es tan agradable… imagino ahí mis mesas de trabajo, pero también imagino una gran mesa con comensales, tal vez alguien con un catering pequeño y diferente, o una diseñadora de moda y su atelier.. 

En el altillo está la habitación, grande y acogedora. Debajo el baño, bajito de techo, que lo hace especialmente acogedor. Además es grande. Y al fondo un oasis, el salón comedor y la gran cocina, separados por una pared semi abierta y con salida al patio interior. Todo con muchísimo estilo, con mucho arte. Lo dejan amueblado, tal como veis, y me parece que esta vez, los muebles suman. Todos son restaurados o hechos a medida. Las sillas y mesas del Milà, las lámparas de un herrero que las hacía a medida, sofá bueno y varios muebles restaurados de los años 50 que trajo su padre desde Buenos Aires. Así si. El patio tiene un algo que me vuelve loca, con sus plantitas bien puestas… me pondría unos buenos cojines para degustar las noches veraniegas.. es un lienzo en blanco perfecto, para que llegue alguien y lo pinte a su gusto dándole el toque de color y vida propia. Ah! Tiene una chimenea de pellets con todo preparado para su uso que es una delicia, ecológico y económico. Todo bien pensando en este refugio del artista.

Flecha divisoria