::frescota::

Puro corazón

Desde luego si algo tenemos es una ciudad bonita. Perdón, BONITA. Como ahora voy caminando a todos sitios, puedo admirar y detenerme a analizar rincones que hasta ahora pasaban desapercibidos en la moto. Y caminando el gótico el otro día volví a pensar que no hay nada que nuestra ciudad no tenga. Es más, esa piña que forman sus calles y comercios, edificios y plazas, hacen de este barrio un espacio acogedor y reconfortante. Si, hay turistas, cómo no los va a haber? Esto no se ve cada día, pero es un privilegio poder formar parte de un núcleo o piña en el que tu identidad se fortalece cada día, y sales de él sabiendo de dónde eres y a dónde vas. Como la familia, como el hogar.

Y hemos encontrado un hogar que justamente cumple todo lo anteriormente mencionado. En el corazón de la ciudad. Hace piña, se nota que forma parte de un gran núcleo, y dentro de él, está protegido, mimado y esperando a que una familia disfrute de su identidad.

Los rayos de sol lo bañan, sobretodo en la espectacular cocina office, dónde hay tanta luz y silencio que te quedarías a vivir. De ella sale una de las 4 habitaciones que tiene el piso, para mi gusto perfecta para despacho. Tiene que ser un placer. El salón comedor, grande, espacioso y con esos techos kilométricos que te dan sensación de aire puro. Si sales al balcón, asoma la plaça del Pi, uno de nuestros emblemas.

Las otras tres habitaciones están a lo largo del pasillo, perfecta distribución para que todos tengan espacio vital y para poder desarrollar diferentes planes dentro de la misma casa. Me gusta la idea. Al fondo está la habitación principal, que tiene baño propio, y previamente dos dobles que comparten un gran baño. En total 160m2 en un edificio clásico con ascensor.

Una vivienda muy equilibrada, acogedora y especial en una zona viva y de la que podrás aprender muchas cosas. Me gustaría vivir ahí solo por poder nutrirme de el movimiento y los inputs diarios.

Os gustará.

Flecha divisoria