::frescota::

PURA SENSIBILIDAD

Una persona sensible no solo lo es en las emociones, sino que transmite esa sensibilidad a todos los campos de su vida. Habla suave, viste de forma armoniosa, te sabe abrazar, escuchar y mimar. Sus hogares te abducen, pues están tan bien pensados y decorados que te sientes totalmente en casa. Parece que la luz entra diferente, los muebles tienen diferentes texturas y materiales gustosos, son bonitos a la vista y al olfato. Si abres sus neveras tienen gazpacho casero del rico… Pura sensibilidad.

Y así es el piso de hoy, hecho con todo el mimo del mundo. Un hogar donde los haya. Tiene 50m2 y es todo exterior. Como os decía, entra ese tipo de luz gustosa que te acompaña todo el día. Reformado con muchísimo gusto y con unos materiales originales que hacen de este espacio algo especial y bien acabado. Tiene un salón comedor con cocina abierta y un pequeño balcón. Todo equipado y amueblado con mucho gusto. En el pasillo hay una zona de lavado y el baño, que se divide en aseo y ducha independiente. Las paredes son acristaladas, dando sensación de espacio y dejando pasar luz. Al fondo, una habitación doble con gran armario empotrado y cómoda. Ésta da a un patio interior, perfecto para no oír ruidos.

Es un penúltimo piso con ascensor y está entre Mandri y Muntaner, perfecta zona para bares, restaurantes, servicios y tiendas.

Es un refugio perfecto para una o dos personas. Os gustará.

Flecha divisoria