::frescota::

PURA ESENCIA

Qué importante es no perder la esencia. No dejarte llevar por el hoy y retocarte tanto física como emocionalmente. Seguir tu camino siempre sabiendo quién eres, de dónde vienes y hasta dónde llegas. Dejando de lado las tentaciones extremas o incluso lo que se supone que es práctico o rápido. En vez de eso te dedicas tiempo, te trabajas, te cuidas y desarrollas tus mejores cualidades para ir apagando poco a poco eso en lo que no te llevas las medallas.

Y eso mismo les pasa a los hogares. E igual de importante es que no pierdan la esencia. Hay dos caminos para reformar y darle valor a un piso, el rápido y práctico, en el que se propone un estándar “para todos los públicos” o el especial. En el que la reforma potencia lo bonito de la vivienda, la renueva en concepto y la adapta a nuestros días manteniendo su esencia. Esa que en su día la hizo relucir. Esta no es para todos los públicos, puesto que lleva un alto contenido estético y conceptual.

Y así se ha hecho en este magnífico piso clásico de l’eixample. Calle París, donde no hacen falta comentarios, un principal, donde antiguamente se posicionaban los privilegiados. 170M2 de interiorismo y materiales de revista. Pensado y distribuido para sacar lo mejor de él.

Una gran zona de día con una preciosa galería y un balcón perfecto para largas tardes al sol. Una cocina de ensueño hecha con madera, microcemento y todos los materiales que puedes imaginar. Tres dormitorios, una gran suite con zona para despacho o vestidor y gran baño, una segunda suite interior y una tercera habitación con baño en el pasillo. La suite recibe luz de mañana preciosa y la zona de salón y cocina de tarde. Todos los elementos clásicos se han restaurado combinándolos con lo actual. Cada uno con su espacio en este son de armonía catalana.

Lo vi antes de reformar y lo he visto ahora, sigue su esencia, pero ha evolucionado tanto física como emocionalmente. Nos encanta y estamos seguros que os gustará a vosotros también.

Flecha divisoria