::frescota::

Peace of mind

Nos ha costado lo suyo… pero todo esfuerzo tiene su recompensa. Un refugio en las alturas, como si de la cima de una montaña mágica se tratara. Una cima en la que ves todo con claridad, con perspectiva y, sobre todo, ves la belleza en su pura esencia. Como una gran inspiración (que no suspiro). Oxígeno en vena. Coherencia y harmonía. Palabras mayores.
Un señor piso. No solo amueblado, sino decorado y muy pensado en lo que se refiere a materiales, calidades y colores. La luz no falta, todas las estancias excepto los baños son exteriores. Tiene dos habitaciones dobles, una con vestidor enorme y su rincón de lectura en la terraza, toda forrada en teca. Los baños son deliciosos, no sólo reformados, deliciosos. Uno con bañera, el otro, ducha gustosa en la que dejar de pensar un rato.
La cocina me encanta. El suelo rústico muy original, contrasta con los acabados del resto de la vivienda. Los fogones, sólo para cocinillas. No vale desaprovecharlos ni usar más de dos días al mes el micro. En esa cocina hay que cocinar receta en mano. Tiene lavadero amplio donde dejar todo recogido. Es una maravilla, de verdad.
Os va a encantar.

Flecha divisoria