::frescota::

MIRANDO AL MAR, SOÑÉ

Hoy he estado en el cielo. Sentada en una nube observando el mar a mis pies, las copas de los árboles y las imponentes torres Mapfre. Hoy he podido saborear la libertad y el espacio vital, la luz del sol calentándome en una mañana húmeda de Noviembre. He podido tocar las olas del mar, especialmente moviditas, desde un balcón. Hoy he podido soñar en vivir aquí. En levantarme por la mañana y dejarme abrazar por los rayos de Lorenzo, haciendo que un día normal se convierta en una experiencia vital. Imagino bajar a tocar el mar, o simplemente a respirar y ver que nada es tan grabe y que todo es más intenso. Correr por el paseo en invierno, comer en la arena un finde cualquiera.

Hoy más que nunca agradezco el traeros un pedacito de cielo en Barcelona. A aquellos que os falte el aire, o simplemente os guste, a los que disfrutáis los deportes acuáticos y la calma alborotada. A los amantes del azul, a los que valoran la inmensidad. Os recomiendo de corazón este precioso espacio.

Son 150m2 de piso, pero la luz y sus cristaleras hacen que parezca un barco enorme. Tiene 3 habitaciones, una suite con baño y dos dobles con unas cristaleras que parece que vueles que comparten baño. Cocina con office y lavadero y un salón con balcón para desayunos gustosos con vistas al mar y las torres. No le hacen falta palabras. También tiene una plaza de parking en finca incluida y otra no incluida pero disponible.

Vivir en el cielo de Barcelona, os gustará.

Flecha divisoria