::frescota::

Llegar y besar el santo

Renovar o morir. En todo, con todos, para todo. Renovar es bonito, limpia y hace que nazca algo nuevo. Es un concepto que pasa rápido por nuestras conversaciones, lo tenemos ya visto, pero si paramos a analizar la connotación de una renovación siempre, SIEMPRE, es positiva.

En el caso de los hogares soy partidaria de renovar, ya lo sabéis. Tirar, limpiar, abrir espacios. Dejar atrás lo viejo… es fantástico. Es maravilloso ver el resultado. Pero también es verdad que ees todo un trabajo y hay que tener muchas ganas. En este caso la propiedad ha decidido hacerlo, regalaros todo ese trabajo de meses y decisiones, para que el que llegue sólo tenga que besar el santo. Amueblar y llenarlo de vida… porque la luz viene ya integrada.

Líneas rectas, materiales nobles, espacios diáfanos y, como no, mucha luz. Lo mejor? Que forma parte de un edificio clásico de la calle Ganduxer. Tener una vivienda de diseño, nueva, renovada, luminosa y lista para entrar en un contexto clásico, con tu portero 24 horas y parking en finca se agradece. Y sobre todo no abunda.

Este maravilloso piso dividido en tres alturas tiene 165 m2 y unos 10 m2 de terracita. Una gran suite con baño integrado y dos dobles que comparten baño. Un planazo familiar la verdad. Mucha, muchísima luz y alegría.

Para aquellos que busquen renovarse y sentirse rodeados de un aire fresco y nuevo sin prescindir de localización y familiaridad aquí os dejo esta joya. Os va a enamorar.

Flecha divisoria