::frescota::

La tierra prometida

Dice Li Edelkoort (una institución en lo que a macro tendencias se refiere) que como siempre, la historia se repite y se invierte a la vez. Li jura que los que tienen (o tenemos) cabeza provocaremos un éxodo al campo, desde donde desarrollaremos nuestras profesiones y economía. Relaciona a ese grupo como la nueva “clase alta” en la sociedad, entendiendo como “clase alta” a aquellos con equilibrio físico, mental y espiritual, creadores o ejecutores de profesiones creativas y celosos del silencio y la introspectiva. Me encanta Li. Y la creo fervientemente.

Qué sentido tiene ya vivir rodeados de ruido y polución? La identidad ya la tenemos creada, tenemos claro nuestro grupo y entorno. Todo con nombre y apellido. Ahora volemos libres a la tierra prometida. En a que todos conviven en armonía y en la que las clases se diluyen y simplemente ERES.

Hoy estoy un poco abstracta pero es que no sé cómo transmitiros el HOGAR que nos acaba de llegar. Perdido por los árboles y a su vez a 800 metros de la parada del Baixador de Vallvidrera. Lejos, pero cerca. Como un buen matrimonio debería ser. Una casa de 200 m2 con piscina y jardín. Los materiales (y el amor) con los que se hicieron son madera, hormigón y metal. Una estética alternativa con prestaciones que a todos nos gustan. Luz, CALIU en cada milímetro, silencio y más silencio (hasta que aparece el gallo o los pájaros).

Se divide en tres plantas. La principal es un espacio diáfano con salón, comedor, aseo de cortesía y una cocina deliciosa que invita a reuniones eternas. Desde el salón accedes a la terraza/jardín con piscina, chill out y un rincón secreto al más estilo zen. La planta de arriba tiene tres habitaciones perfectas de tamaño y un baño en el que, seguramente, te quieras pera unas buenas bañeras. Por si fuera poco, en la planta baja, a parte del garaje, tienes el maravilloso “búnquer” para zona de trabajo, música, niños, adolescentes o, repito, despacho de tus sueños. Todo hecho al máximo detalle, pero eso os lo explico yo misma en la visita.

Sólo una cosa más, para los que buscáis el ático de vuestros sueños en Barcelona, dejo caer que por este precio no encontraréis un plan mejor que esta maravillosa casa. Hacedme caso y dadle vueltas, que Li sabe lo que dice SIEMPRE.

Os va a encantar, que la disfrutéis!

Flecha divisoria