::frescota::

LA FÓRMULA DE LA FELICIDAD

Loquillo decía que para ser feliz quiere un camión, y yo una piscina. Rodeada de verde y palmeras y que se pueda calentar para alguna locura de entretiempo. Porque me parece un indicativo de buena vida. Y es que hay gente que vive, y otra que vive bien. Muy bien.

Como la familia que habita este hogar con patio con piscina, palmera, zona de comedor de verano y porche para largas charlas nocturnas. Eso es saber gestionar tu espacio y tiempo.

Reformaron este precioso piso a todo detalle, dejando que las vivencias lo decorasen y facilitando la visión a través de lineas finas y bien ejecutadas. Los materiales son deliciosos y está pensado a todo detalle. La verdad da gusto ver algo tan bien acabado.

Tiene tres habitaciones, dos interiores y una exterior con vistas a la palmera. Solo tiene un baño, pero vaya baño. Ducha gustosa, buena pica y otra vez más materiales de primera con buena iluminación. La cocina está equipada y tiene un patio cerrado para lavadoras y despensa.

La verdad nos encanta este precioso patio, y se me hace especialmente fácil crear hogar en él. Será que no me quito la palmera y la piscina de la cabeza…a todos los que quieran ser felices, os lo recomiendo.

Flecha divisoria