::frescota::

EL VIENTECILLO DE LA LIBERTAD

Disfruto pasando por sus alrededores . Freno la moto y miro arriba. Cada vez es diferente, cada día pienso algo distinto. Sin embargo siempre está ahí, imponente, cercana y desconocida. La Sagrada Familia, representante de todos nosotros en el mundo entero, perfección inacabada y polémica. La familia.. más de lo mismo.

  • Perdone, me da un periódico?- No paro de pensar en el gran desayuno que me voy a dar.

De camino a casa voy dejando atrás a los turistas embelesados. Y al abrir mi puerta, Tara me abraza. Sensación de hogar, de amor maternal, mi hogar, mi dulce hogar.

Me siento con el café y degusto un mordisquito de mi ansiado cruasán. Cuánto tiempo amigo. Me giro y observo mi espacio bien decorado, agradable y acogedor. Doy gracias por haber subido aquí, al cielo de Barcelona, con estas vistas y este airecito. Tuve suerte de encontrar este ático de dos habitaciones con estas magníficas vistas. La cocina abierta, perfecta para mis cenitas con amigas, el baño con luz natural, mi estudio y un buen lavadero/ trastero. 80m2 de felicidad y 15m2 de terraza al infinito. Desde luego que la suerte estuvo de mi mano.

Flecha divisoria