::frescota::

El refugio

Existen rincones en el mundo que te regeneran. Hay quienes los encuentran en la naturaleza, hay quien los descubre sobre la marcha en viajes exóticos, o los que solo necesitan la sombra de un sauce llorón.. y, como yo, quienes lo encuentra en su propio hogar. No hay mayor refugio para mi que el calor de casa. Muchas noches me siento en mi terracita, es pequeña pero tengo dos sillas y una mesa, y me quedo escuchando la ciudad. Ese ruido que por el día es molesto, por la noche me adormece. Me siento recogida. Igual que por las mañanas, cuando me tomo mi cafecito en la butaca del salón. Ahí empiezo mi día y ahí decido cómo lo empezaré. Siempre arropada y abrazada por mis cuatro paredes que son hogar.

Está claro que el espacio no hace el hogar, pero ayuda. Al menos a los que, como yo, lo ven tan importante. Y hay espacios que aún vacíos ya lo son. Como este.

Entrando por un pasaje lleno de verde y colores, en un segundo piso sin ascensor, 75m2 útiles de hogar. Es un ático dúplex, con una habitación doble abajo, gran baño, cocina equipada y salón comedor. Todo rebozado en microcemento, piedra, ladrillo o madera. Arriba una gran zona de estudio/ vestidor / dormitorio que puede ser todo eso a la vez o, simplemente, una zona de descanso y lectura. Subiendo al terrat por la escalera del edificio, una terraza preciosa con vistas a Sarrià y al cielo que es una delicia.

Es un rincón que regenera, en una zona tranquila y bonita. Os encantará.

Flecha divisoria