::frescota::

El duende catalán

Se nota que la propietaria es andaluza… porque este ático tiene duende. Me recuerda a cualquier rincón andaluz en el que se junta el calorcito, el fino, la tapita, la música, las paredes blancas contrastadas por las flores. El salero vamos. 100 m2 de terraza para disfrute de aquel que le guste tocar las nubes mientras disfruta de las vistas a Barcelona. Tocas la montaña, el sol y la ciudad… qué más se puede pedir? Imagino una tarde calurosa de nuestros veranos en Barcelona bajo esa ducha en la terraza. Olvidando el día de trabajo a golpe de agua, atardecer, olivitas y una cañita. Así sí. Y si lo que te apetece es sarao, sólo tienes que bajar (por el ascensor) y caminar dos minutos para disfrutar del mejor tapeo y vermuterías de la ciudad. Por todos ya es sabido que en esta zona se está planeando algo grande… cada día hay más movimiento, comercios y restaurantes. Por no hablar de talleres artesanales donde te perderás un rato a buscar alguna pieza para tu nueva casita. Una muy buena ubicación para aquellos que queráis vivir la Barcelona más viva y joven.

Parece una casita porque se entra por una de las terrazas. A mí me encanta. Imagino todo lleno de plantas, una buena mesa… una entrada preciosa a este ático de dos habitaciones y un baño. Está a estrenar, pues su propietaria lo quiere y cuida con mucha delicadeza. Con amor, que es lo que desprende. Y como dice la canción… para hacer bien el amor hay que venir al sur.

Espero que os guste!

Flecha divisoria