::frescota::

CARTA DE AMOR

Ausencia del deseo es, creo, llegar al cum laude en la vida. Queriendo o amando lo que ya tienes, sin anhelar nada más allá. Vivir en armonía sin altibajos. Saber que no te hace falta nada. No echas de menos, no necesitas, no dependes, solo disfrutas de lo que tienes delante. Es bonito, te llena, te da calma, te excita, te da vida… Fluye como Mia Wallace y Vincent Vega en la pista de baile. Sea un amor o un hogar, la importancia vital de sentir que estás en plenitud con tu elección es la mejor sensación del mundo.

Y esa sensación me desprende esta maravilla de piso. Hogar, como si fuese mío. Podría bailar con él toda la vida, sin necesidad de nada más. Tiene 167m2 ( 156 útiles), una zona común con cocina y comedor semi abierto al salón que da a la Calle Trafalgar. Tres habitaciones grandes, una suite con una galería deliciosa perfecta para trabajar o leer con zona de armario vestidor y baño, otra doble exterior con galería y una doble grande interior. Las tres silenciosas, que se agradece. 2 baños completos, uno con bañera en el pasillo para las dos habitaciones y el otro en la suite. Ah, lavadero y trastero, importante.

Todo reformado… pero de verdad que los tecnicismos se quedan cortos. Pasearlo te arropa, pues lo han reformado como en cualquiera de mis sueños, cocina perfecta, suelos de parquet e hidráulicos, techos altos, buenas calidades, colores cálidos, texturas agradables. Me lo quedaría tal cual, no necesita nada, solo que lo deseen y quieran tal y como es, que es perfecto.

Es un segundo real con ascensor en una finca preciosa, tiene calefacción y aire acondicionado en todas las habitaciones y zonas comunes. Cerca de todo y lejos de quién quieras. De verdad perfecto. Ha pasado a ser mi sueño.

Flecha divisoria