::frescota::

BIG BOY

No recuerdo si algún día tubo el vientre plano y lleno de abdominales, solo esa curva de la felicidad que asoma, (unos meses más que otros) y que siempre me ha dado seguridad en la moto. Como si tener barriga fuese a parar el impacto. Mucho pelo y más bien larguito y cara de joven, aunque ni alardea ni le encanta que se lo digan. Misma ropa desde que decidió su estilo, deportista, leal, comprensivo y muy divertido. Un gran consejero y mil adjetivos más que podría sumar a una lista interminable. Así es mi padre. Pero lo que más aprecio de él es su pasión y perseverancia en todo lo que hace. Con nosotras en especial, y con su casa, nuestro hogar, en concreto.

Recuerdo vagamente cuando se la dio su padre. Una casona vieja en un valle precioso. Algo que convertiría en su hobbie y su pasión a largo plazo. Eso que le ha hecho meditar, recapacitar, sentir soledad, entenderla, aceptar y no negar. Esa que le ha enseñado pequeñas y grandes lecciones de vida y que él nos transmite a nosotras. A veces me recuerda al mítico Sr. Miyagi de carate kid. Dar cera, pulir cera. Y nosotras con él, embelleciendo nuestro hogar con nuestras propias manos. Y hasta hoy, ya abuelo, que sigue encontrando cosas que hacer y mejorar. Todo sea por buscar la paz.

Ese es mi ejemplo. Y si tuviera un espacio tan espectacular como este ático de 180m2, 5 habitaciones, gran terraza, cocina con zona de servicio y lavados, trastero y sol para dar y regalar. Ah! Ubicación… En Portal del Ángel, pero justo en la zona donde no te arrollan los transeúntes.

Los espacios son espectaculares, tiene 3 baños, uno de servicio, otro en el pasillo y uno ensuite pero con opción de entrar por pasillo también.

En realidad lo tiene todo, pero necesita a alguien con pasión y perseverancia y que vea cómo puede quedar de bonito. Como mi padre creó ese bonito hogar que tenemos y del que nunca saldrías.

Para aquellos que crean que los pequeños esfuerzos tienen recompensa, y que ven lo que yo veo, un pisazo, os encantará.

Flecha divisoria