::frescota::

The answer my friend, is blowin’ in the wind

Predicamos la calidad de vida de nuestra ciudad, alardeamos de nuestra arquitectura, de nuestra playa, de la montaña… lo tenemos todo, y lo sabemos. La ciudad maravilla nos lo regala. Qué más se puede pedir? AIRE. Verde, agua, luz, silencio.

A veces quieres tanto que te agobias, y todos sabemos que la mejor fórmula para el amor es el aire. El espacio, el echarse un poquito de menos.

No es la primera vez que vuelvo de un piso en Pedralbes animando a aquellos en busca de un buen hogar (en la zona que sea) a replantearse la ubicación y moverse siete minutos más al noroeste de la ciudad. 7 minutos para tenerlo todo: un fantástico piso de 220 m2 de tres habitaciones y cuatro baños. Terraza, salón comedor amplio, materiales nobles y duraderos, una gran cocina con office, cuarto de servicio y lavadero. Todas las estancias exteriores, hasta el vestidor de la suite de 50 m2 con gran baño. Portero 24 horas, 3 plazas de parking enormes, piscina y sala de juegos.

Una mala costumbre en ciudad pequeña es magnificar las distancias, pero rehagamos este concepto, abramos la mente y no nos cerremos a la oportunidad e vivir en paz, tranquilos, volver del meollo y respirar aire puro. Baño en la piscina, cena en la terraza… silencio. El portero habla de literatura, escribe y te recibe en casa obligando a dejar lo malo fuera. Vale la pena vivir así. Vale la pena escuchar a los pajaritos, vale la pena criar a tus niños en silencio y libres por el gran jardín. Para nosotros, la respuesta a cómo vivir bien .

Flecha divisoria