Destacados, Las casas de Eva

Una casa de verano para sentirte como un vikingo

Creo que ha quedado patente en muchas ocasiones que las cabañas son una de mis grandes debilidades. Y generalmente esas de montaña, desde las que ves nevar junto a una chimenea. Pero hoy, me he topado con algo diferente, más vikinga y en plena playa, a pocos metros del mar y con una belleza y un espíritu aventurero en cada una de sus esquinas.

El estudio FREAKS Architecture se lió las manos a la cabeza y decidió remodelar esta cabaña de pescadores construida en los ’50 en una original casita de verano en mitad de un acantilado. La casa Viking se encuentra en uno de los lugares más icónicos de la costa de Francia, en Cotentin, que es donde precisamente llegaron los vikingos allá por el s.IX.

FREAKS se encargó de la restauración completa de la casa en la playa. Como dato curioso, su proporción es exactamente la misma que la histórica cabaña de madera de Henry Thoureau en Walden, lo que la convierte en un espacio aún más especial. Por otro lado, las normas urbanísticas francesas son bastante estrictas, por lo que la construcción no podía cambiar ni el tamaño ni la forma; así que se realizaron trabajos sobre todo de aislamiento, techado y revestimiento, para darle un aire mucho más moderno y crear dos ventanas enormes que pudieran mirar al horizonte.

En el interior, la sencillez y el blanco es lo que prima, con el dominio del ventanal hacia el mar. La cama se sostiene en el techo de la ducha-baño; la cocina y el salón están abiertos en el mismo espacio. Las sillas Soley le dan, además de funcionalidad y practicidad, un toque de diseño muy interesante.

 

Y si te apetece disfrutar del exterior, la terraza natural en granito rosa, es el mejor sitio para un buen desayuno o una copa de vino al atardecer. Yo me la quedaba sin pensarlo.

 

 

Leave a Reply

*